VOLVER
 

Reels de Instagram, sus 7 pasos básicos y por qué usarlos.

Hace algunos años, los filtros y las stories de Snapchat inundaron las pantallas. Cuando parecía que ya todo estaba inventado en las redes sociales, en este año fueron los originales videos de Tik Tok los que se robaron la atención masiva.

Entonces, así como Instagram agregó sus propios filtros y stories, ahora los Reels buscan competir con Tik Tok, una red social china fundada en 2016 pero que en 2020 pasó al top de las apps más descargadas.

¿Cada cuánto publicar en el feed? ¿Qué contenido es permanente y cuál queda reservado para Instagram Stories que se eliminan en 24 horas? ¿Tiene sentido hacer un Live o es mejor dedicar más tiempo a producir un video para IGTV? A estas preguntas que se vienen planteando las marcas para llevar adelante una planificación eficiente en la plataforma Instagram, ahora se suma un nuevo interrogante: ¿Debo incorporar los reel a mi estrategia de contenidos?

Si uno ingresa a “Explorar”, lo primero que aparece es un reel sobre algún contenido que la red considere interesante para el usuario. Por ejemplo, para una persona que consuma material de cómo hacer tortas, es muy probable que el reel sea sobre una receta de algún postre. Que el algoritmo muestre primero producciones sobre temas afines no es ninguna novedad, sí lo es que priorice este tipo de contenido. Entonces, la respuesta es sí: las marcas tienen que empezar a publicar sus propios reels. 

La misma duda surgió cuando nacieron las stories hace cuatro años, aunque hoy ya son un recurso ineludible en los think tank digitales. El contenido profesional se nutre de las nuevas formas de producir por usuarios. Cada uno le dará su toque distintivo e irá en línea con la estrategia de marketing digital para sacar mayor provecho de las herramientas que hay a mano.

Una nueva forma de crear y descubrir videos cortos y divertidos en Instagram. Así presentó el 5 de agosto el blog de la red social a los reels. Si bien el humor no es una condición sine qua non, los videos de no más de 15 segundos deben captar al usuario de manera instantánea, ser dinámicos, divertidos y con audios y efectos visuales que llamen la atención. 

1. Cómo empezar: Con solo deslizar a la derecha en el feed o apretar sobre el ícono de una cámara de fotos ubicado en la parte superior izquierda -mismo procedimiento para subir una historia o realizar un vivo-, ya estamos en condiciones de producir un reel. Puede ser un material ya grabado o lo podemos filmar desde Instagram. El diferencial es que brinda opciones para editar desde la misma red social.

2. Sonidos: al igual que en las fotos y videos subidos como historias, los reels permiten agregar canciones desde una biblioteca. La distinción es que a esta función se le pueden sumar audios propios para darle una originalidad. Estos pueden ser compartidos por otras cuentas que pueden atribuir la autoría.

3. Efectos: en los inicios de Instagram, cuando las funciones eran limitadas, la novedad era postear fotos con filtros. A los reels se le pueden agregar todo tipo de efectos proporcionados por la galería de la red social y también de distintos creadores. Generalmente las opciones que nos aparecen primero son de las cuentas que seguimos. Aquí el debate es publicar un video limpio o con efectos.

4. Temporizador: El 3-2-1 antes de grabar da un tiempo de preparación para dejar la cámara fija antes de empezar. Y más allá de los recursos con los que se cuente, el modo selfie pasó a ser parte de una estética de filmación por lo que la cuenta regresiva sirve para dar unos segundos de preparación y mejorar la calidad.

5. Alineación: Si la decisión es grabar en stop motion sobre un mismo fondo, entonces esta función hará que los videos luzcan más prolijos para mostrar de manera rápida cambios o progresiones. Ejemplo: una marca de ropa que quiere mostrar distintos looks en una misma modelo.

6. Velocidad: No hace falta que los 15 segundos tengan un cambio de dinámica constante, pero sí podemos elegir algún instante para acelerar o ralentizar parte del video o del audio que queramos destacar. 

7. El momento de compartir: una vez finalizado el proceso de producción y edición -se le pueden agregar stickers, emojis, gifs, garabatos, texto, hora, localización, entre otras opciones- en el extremo inferior derecho nos aparecerá un botón para compartir el video. Este puede solo quedar en la sección “Reels” acompañado de un copy pero también ir al feed, a las historias e inclusive a Facebook.