VOLVER
 

Día de la cerveza

By Matias Dañil

Breve historia
La cerveza data de miles de años atrás. Según cuenta la historia, en la antigua ciudad de Uruk en Mesopotamia (ahora Irak) recibían cerveza como salario. El objetivo no era mantener ebrios a los trabajadores sino que los ingredientes para su preparación poseían altos grados de nutrientes lo que servía también de alimento, ya que en esos tiempos, su consistencia era mucho más espesa.

Con el paso del tiempo, las recetas fueron evolucionando y perfeccionando hasta que poco a poco se fue convirtiendo en una bebida refrescante, pero eso no quita que no tenga nutrientes beneficiosos. Esta comercialización comenzó a ser industrializada y las grandes cantidades de producción llevó a que las empresas tengan que utilizar conservantes para que la misma no se heche a perder. Esto lógicamente afecta en la calidad de la cerveza, ya que no se utilizan conservantes naturales y al ser sintéticos pueden derivar en problemas de salud, lo que impulsó más aún el interés por la cerveza artesanal.

¿Cómo comenzó mi interés en la cerveza artesanal?
Todo comenzó allá por el año 2010 cuando en un viaje a la Oktoberfest de la ciudad de Villa General Belgrano, cansado de la cerveza industrial y el mismo sabor a conservantes de siempre, decidí probar algo nuevo. En aquella época no era común la cerveza artesanal, en la fiesta se veía mucho barril Isenbeck industrial, pero caminando por su calle principal me crucé con un negocio que tenía cantidades de cerveza importada y decidí consultar por una cerveza que sea buena y ahí fue cuando conocí una de las mejores cervezas que probé en mi vida "PAULANER" en su versión Hefe-Weißbier: Naturtrüb, una cerveza turbia con base en trigo, que al probarla fue un antes y un después en mi interés por la cerveza. Sin embargo, la misma no se comercializaba en Rosario.

Ahí nació el interés por querer hacer una yo mismo y adquirí mi primer equipo de preparación, solicité los ingredientes pero agregue una bolsa de trigo a lo cual el proveedor me dijo "Ojo con la de trigo, que si te sale mal es intomable, lleva otro proceso", pero cabeza dura como soy, la pedí igual, un par de videos largos de Youtube para informarme y la marcha.

Resultado:
Cerveza turbia turbia, colocabas el dedo del otro lado del vaso y no se veía. Sabor rico, no era malo pero tampoco era el esperado, suficiente como para seguir intentando. Seguro se preguntaran que pasó con la producción, bueno, era la primera así que todos la tenían que probar, pero lo bueno es que les gustó y me alentaron a continuar.

Así que cada preparación mejoraba un poco pero había algo que faltaba y después de buscar y buscar, logre darme cuenta que eran los equipos, que por eso salía muy turbia y con mucho sedimento, así que fui por mas, le propuse a unos amigos adquirir equipos más grandes para una producción mejorada, y así fue que compramos un equipo para fabricar 60lts semanales, es chico, el mas chico pero más profesional con bomba automática, filtros y termómetros en tiempo real y así comenzaron nuestras producciones, las 2 recetas básicas iniciales nos estaban saliendo muy bien y empezaron a comprarnos en cantidades chicas por lo que con las ganancias comprabamos más equipo para perfeccionar la receta.

Cerveza Artesanal
Los ingredientes básicos para la preparación de la cerveza son: Malta, lúpulo, agua y levadura. Estos 4 ingredientes naturales forman la receta básica de cualquier preparación, la diferencia entre cada una de las cervezas consiste en las cantidades y agregados naturales que cada maestro cervecero incluya en sus fórmulas.

¿Cómo es la preparación básica?
1. El primer paso para la cerveza es el agua, la misma se le deben quitar muchos de los agregados para lograr el PH correcto, si no contas con los elementos un buen método es dejarla 6hs o más en la olla de preparación sin tapa, a fin que estos agregados son evaporados y así conseguir un agua más natural. 
2. Una vez que tenemos agua pura, procedemos a calentar la misma hasta los 60 grados.
3. Alcanzada la misma, procedemos a volcar la malta en el agua y dejarla en proceso llamado macerado durante 1:30hs a la misma temperatura. Dependiendo la receta, este macerado puede variar de temperaturas para lograr otros sabores y consistencias. El objetivo del macerado es lograr tomar los azúcares de la malta que serán luego los encargados gracias a la levadura de generar alcohol y gas natural.
4. Listo el macerado, se procede a pasar el mosto a una segunda olla que será la de hervido, este es el otro proceso de fabricación, se realiza el hervido del mosto durante 1:30hs y aquí es donde se agrega el Lúpulo, lo que le da su característico aroma y sabor amargo. Dependiendo del tipo de lúpulo utilizado y la cantidad, será con un aroma u otro y más o menos amarga.
5. Finalizado el proceso de hervido pasamos al enfriado, donde debemos llevar el mosto de 100 grados a 20 grados en el menor tiempo posible, para lo cual utilizamos enfriadores contra corriente. 20 grados es una temperatura crítica para el mosto, ya que cualquier bacteria sobrevive en estas temperaturas por lo que es recomendable realizar la fabricación en lugares limpios y desinfectados y todos los procesos con manos limpias y lo mas rapido posible.
6. El mosto a temperatura de 20 grados lo volcamos en fermentadores cónicos que serán los encargados de tener la cerveza aislada mientras se produce naturalmente alcohol y gas. Este proceso de fermentado dura unos 7 a 10 días aproximadamente y mediante pruebas de densidad y verificamos cuando la misma se encuentra lista.
7. Ya listo el fermentado, sacamos el líquido a embotelladores para llenar las botellas, enviarlas al refrigerador y tomar una rica y saludable bebida fría a base de malta, natural y sin conservantes sintéticos.

Ellecktra fue uno de los compradores, donde realizamos una receta exclusiva y por cierto muy exitosa, ya que se tomaron hasta la última botella. 

Leer más sobre el proceso de la hidromiel por Franco Giovannangelo.